Archivo mensual: septiembre 2011

Torta diablo

¡Hola azucarillos!

La receta de esta vez es una receta prohibida, de esas que te ofreces para un cumpleaños por el simple hecho de solo probarla.

 INGREDIENTES:

Para el pastel:

  • 170g mantequilla
  • 240g azúcar
  • 80g de cacao en polvo sin azúcar
  • 300ml de leche
  • 3 huevos
  • 200g de harina
  • 1  ½ cucharadita de levadura en polvo
  • ½ cucharadita de sal

Para el relleno y glaseado:

  • 200 g de chocolate negro
  • 30g de mantequilla
  • 180 ml de nata líquida

PREPARACIÓN:

Por un lado mezclamos la mantequilla y el azúcar hasta que quede una mezcla clara y cremosa, y por otro lado mezclamos el cacao con un poco de leche hasta formar una pasta homogénea.

Juntamos las dos mezclas y añadimos los huevos. Mezclamos a parte la harina la levadura y la sal. Tamizamos la mitad en la mezcla de chocolate removemos bien, añadimos el resto de la leche y después lo que queda de la mezcla de harina tamizada y removemos.

Ahora tenemos dos opciones para hacerlo, o dividimos la masa en dos moldes o lo hacemos en uno y luego toca cortarlo. De todas maneras los moldes tienen que estar engrasados y forrados con papel albal para que no se nos pegue.

Lo metemos al horno durante 25 min precalentado a unos 180ºC hasta que suba y un pincho o cuchillo salga limpio al insertarlo en el centro.

Para el glaseado ponemos el chocolate y la mantequilla cortada en daditos en un bol. Calentamos la nata y cuando empiece a hervir, la vertimos sobre el chocolate y la mantequilla, removemos hasta que se disuelva todo, si vemos que se ha enfriado y no ha terminado de disolver todo podemos meterlo en el microondas, pero tiene que ser en intervalos de 5-10 segundos, y la dejamos enfriar hasta que se vuelva espesa.

Si se han hecho dos bizcochos, los desmoldamos, esparcimos algo menos de la mitad de la mezcla sobre uno de ellos y colocamos el segundo encima; si por el contrario se ha hecho un solo bizcocho, lo abrimos por la mitad y lo mismo, esparcimos algo menos de la mitad de la mezcla sobre uno de ellos y colocamos la parte de arriba encima.

Después vertemos el resto del glaseado por encima forrando toda la tarta y la metemos en la nevera. Cuando se endurezca se saca y se adorna al gusto, en esta no se aprecia porque he borrado el nombre, pero he puesto felicidades y el nombre con azúcar glass ayudándome de una plantilla y unas florecillas de oblea, que siempre quedan bien.